Oración por la paz en el mundo

Señor Jesús, tú guías sabiamente
la historia de tu Iglesia y de las naciones,
escucha ahora nuestra súplica.
Nuestros idiomas se confunden
como antaño en la torre de Babel.


Somos hijos de un mismo Padre
que tú nos revelaste
y no sabemos ser hermanos,
y el odio siembra más miedo y más muerte.


Danos la paz que promete tu Evangelio,
aquella que el mundo no puede dar.
Enséñanos a construirla como fruto
de la Verdad y de la Justicia.


Escucha la imploración de María Madre
y envíanos tu Espíritu Santo,
para reconciliar en una gran familia
a los corazones y los pueblos.


Venga a nosotros el Reino del Amor,
y confírmanos en la certeza
de que tú estás con nosotros
hasta el fin de los tiem
pos. Amén.

Señor Dios Padre Celestial, hoy el pueblo ………………. viene a tu presencia porque está cansado y afligido
Por los problemas y sufrimientos de nuestra bella nación.

Santísimo Dios

Nosotros, en la misma manera en que tu hijo Jesucristo te entregó sus sufrimientos en la cruz,
Te entregamos hoy nuestros problemas
Para que tú los transformes y nos regales la paz
Así como glorificaste a tu hijo amado.

Padre de amor

Te pedimos muy especialmente que ablandes el corazón de aquellos
Que no aman este país tan hermoso que nos has regalado.
Y no dejes que el mal siga siendo un obstáculo para recibir
La paz que tú nos quieres regalar.

Te pedimos que envíes tu Espíritu Santo sobre cada uno de nosotros y nos enseñes a ser
Instrumentos de tu Paz.

Amén.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Reinado de los Tres Sagrados Corazones de Jesús, María y José

El Triunfo del Inmaculado Corazón de María está señalado especialmente por la efusión del Espíritu Santo, para hacer amar a Jesús Sacramentado, trayendo una Era de Paz, que depurará el sacerdocio de las impurezas que lo han deshonrado y lo restaurará con el brillo de la santidad de Jesucristo, sumo y eterno Sacerdote.

Bíblia Católica News

Un camino de Fe

Un camino de Fe

A %d blogueros les gusta esto: