LETANÍA DE DÍA Y DE NOCHE POR LA CIUDAD DE…

Tanto dolor, desesperanza y desconsuelo hay en el mundo. Orar por la Paz es acoger la tristezas de nuestros hermanos y pedir para ellos y nosotros la protección de Nuestra Madre Eterna.