“Que se arrepientan ante Mí con esta palabras”

Las personas no saben como repudiar completamente, a Satanás, en sus oraciones. Satanás los está controlando, cegándolos y dándoles mucho sufrimiento, ya sea por medio de la enfermedad o tomándolos cautivos. Jesús dice, también, que mucha gente venera a falsos dioses (ídolos).

Esta oración será muy efectiva si se ora con el corazón y con sinceridad.

Señor, me has soportado todos estos años con mis pecados, pero a pesar de ello has tenido compasión de mí.

Me he descarriado en todos los aspectos,
pero ahora no quiero pecar más.
Te he agraviado y he sido injusto.
Ya no lo seré nunca más.
Renuncio al pecado, renuncio al Demonio,
renuncio a la iniquidad que ensucia mi alma.
Libera mi alma de todo lo que es contrario a Tu santidad.

Te suplico, Señor, que me salves de todo mal.
Ven ahora, Jesús.
Ven ahora a habitar en mi corazón.

Perdóname, Señor, y permíteme descansar en Ti.
Porque Tú eres mi Escudo, mi Redentor y mi Luz,
y en Ti confío.

Desde hoy, Señor, Te bendeciré en todo momento.

Repudio el mal y a todos los demás dioses e ídolos,
porque Tú eres el Altísimo sobre el mundo entero,
trascendiendo de lejos a todos los demás dioses.

Con Tu poderoso brazo, sálvame de la mala salud,
sálvame de estar cautivo,
sálvame de los conflictos
y derrota a mi enemigo el Demonio.
¡Ven pronto en mi ayuda, oh Salvador!

Amén.

Vassula el 13 de noviembre de 2006


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Reinado de los Tres Sagrados Corazones de Jesús, María y José

El Triunfo del Inmaculado Corazón de María está señalado especialmente por la efusión del Espíritu Santo, para hacer amar a Jesús Sacramentado, trayendo una Era de Paz, que depurará el sacerdocio de las impurezas que lo han deshonrado y lo restaurará con el brillo de la santidad de Jesucristo, sumo y eterno Sacerdote.

Bíblia Católica News

Un camino de Fe

A %d blogueros les gusta esto: