CORONILLA POR LAS ALMAS SACERDOTALES Y RELIGIOSAS

 Es muy importante que recemos por nuestros sacerdotes y con nuestras oraciones los protejamos, el demonio usará toda su astucia para confundirlos y alejarlos. Si no hay sacerdotes, no puede haber consagración. Una forma que tiene el demonio de atacar a Dios es a través de los sacerdotes. Encomendemos y recemos por nuestros sacerdotes para que se mantengan fieles. Aquí les dejamos una Coronilla por las almas de los sacerdotes y religiosas.

Coronilla sacerdotal dada por Jesús para orar por los sacerdotes. … libro del apostolado de reparacion del Agustin del divino Corazon  2006.

La Coronilla se compone de doce cuentas para simbolizar los doce pilares de la Iglesia: las doce tribus de Israel y los doce apóstoles, y las cinco llagas de Nuestro Señor Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote.

Entonces, la Coronilla son solamente doce cuentas, en cada cuenta se dice lo siguiente:

CUENTAS (12)

1.- Padre Eterno os ofrezco la Preciosísima Sangre de Nuestro Señor Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote, por la conversión y salvación de todos los sacerdotes y religiosos del mundo eterno.

2.- Cinco veces (por las cinco llagas de Jesús)

Divino Corazón de Jesús, viviente en el Corazón de María. Vivid y reinad en todos los corazones  de los sacerdotes y religiosos y consumidlos en vuestro puro amor.

3.- Finalmente:

Corazones unidos de Jesús y de María. Haced que vuestros sacerdotes y religiosos tengan fecundidad en su ministerio y la victoria contra el maligno.

Para finalizar repetir 3 veces.

Nuestra Señora del Sagrado Corazón. Rogad por todas las almas sacerdotales y religiosas.

Y así hasta la cuenta doceava.

Letanías por la santificación de los Sacerdotes

A nuestro Santo Padre el Papa N., dale, Señor, tu corazón de Buen Pastor.
A los sucesores de los Apóstoles, dales (Señor) solicitud paternal por sus sacerdotes.
A los Obispos puestos por el Espíritu Santo, compromételos con sus ovejas (Señor).
A los párrocos, enséñales a servir y a no desear ser servidos (Señor).
A los confesores y directores espirituales, hazlos (Señor) instrumentos dóciles de tu Espíritu.
A los que anuncian tu palabra, que comuniquen espíritu y vida (Señor).
A los asistentes de apostolado seglar, que lo impulsen con su testimonio (Señor).
A los que trabajan por la juventud, que la comprometan contigo (Señor).
A los que trabajan entre los pobres, haz que te vean y te sirvan en ellos (Señor).
A los que atienden a los enfermos, que les enseñen el valor del sufrimiento (Señor).
A los sacerdotes pobres, socórrelos (Señor).
A los sacerdotes ancianos, dales alegre esperanza (Señor).
A los tristes y afligidos, consuélalos (Señor).
A los sacerdotes turbados, dales tu paz (Señor).
A los que están en crisis, muéstrales tu camino (Señor).
A los calumniados y perseguidos, defiende su causa (Señor).
A los sacerdotes tibios, inflámalos (Señor).
A los desalentados, reanímalos (Señor).
A los que aspiran al sacerdocio, dales la perseverancia (Señor).
A todos los sacerdotes, dales la fidelidad a ti y a tu Iglesia (Señor).
A todos los sacerdotes, dales obediencia y amor al Papa (Señor).
Que todos los sacerdotes, sean uno, como Tú y el Padre (Señor).
Que todos los sacerdotes, promuevan la justicia con que Tú eres justo (Señor).
Que todos los sacerdotes, colaboren en la unidad del presbiterio (Señor).
Que todos los sacerdotes, llenos de ti, vivan con alegría en el celibato (Señor).
A todos los sacerdotes, dales la plenitud de tu Espíritu y transfórmalos en ti (Señor).

De manera especial te ruego por aquellos sacerdotes por quienes he recibido tus gracias: el sacerdote que me bautizó, lo que han absuelto mis pecados reconciliándome contigo y con tu Iglesia. Aquellos en cuyas misas he participado y que me han dado tu cuerpo en alimento. Los que me han transmitido tu Palabra y los que me han ayudado y conducido hacia ti.

Fórmula breve

A todos los sacerdotes, transfórmalos en ti, Señor. Que el Espíritu Santo los posea, y que por ellos renueve la faz de la tierra.

Oración

Divino Corazón de Jesús, Corazón lleno de celo por gloria de tu Padre, te rogamos por todos los sacerdotes. Por tu Espíritu Santo llénalos de fe, de celo y de amor.

Así sea

A todos los sacerdotes, transfórmalos en ti, Señor.

Anuncios