Mes: septiembre 2019

Una oración en medio de la soledad, tristeza y depresión

En estas horas de oscuridad, ven y levántame victorioso, ven y levanta mi cabeza en alto una vez más. Confío en que sólo Tú tienes el poder de animarme a salir y enfrentar esta dura batalla por mi vida

Cómo tener más Fe…

Es difícil seguir creyendo en medio de las dificultades, de las tragedias
Necesito creer en la presencia sanadora de Jesús en mi vida: “El Señor me respondió así: – El justo vivirá por su fe”. Quiero vivir de la fe. Pero me falta fe. Los discípulos le piden a Jesús que aumente su fe: “En aquel tiempo, los apóstoles le pidieron al Señor: – Auméntanos la fe”.

8 grandes santos que tuvieron depresión, pero nunca se rindieron ante ella

Oh, mi querida reina, mi esperanza, oh Madre de Dios, protectora de los huérfanos y protectora de los que se ven perjudicados, la que rescata a los que se pierden, y el consuelo de todos los que están en apuros: Tú ves mi miseria, mi dolor y mi soledad.

Ayúdame en este momento de mi vida, en la que me siento impotente. Dame fuerza.

Madre mía, tú sabes lo que sufro, tú conoces mi dolor. Conoces mi desesperación, mi frustración y todo el decaimiento que me ha traído la depresión.

Auxíliame con tu mano generosa, ¿Quién más podría ser mi esperanza, mi protectora y mi intercesora ante Dios?

Tú que eres mi madre, mi consuelo, mi ayudante, protégeme y sálvame; lleva el dolor lejos de mí; ahuyenta la tristeza de mi corazón y sácame de este abatimiento.

Ayúdame, oh ¡Madre de mi Dios! Madre del Verbo Divino

Amén

Oraciones del Padre San Pío de Pietrelcina

23 Septiembre 2016 – Llamado de Amor y Conversión del Padre Pío

Por Apostolado Sagrados Corazones

.
Mis queridos hermanos y hermanas, les invito a mirar al Crucificado con amor. Mediten en la Pasión de Jesús, contemplen los clavos. Vean la Santa Cruz y contemplen en Ella la Sangre derramada, por Amor a la humanidad, de Jesús el Señor. Sientan en su corazón los Dolores del Crucificado y vean a través de los Ojos del Amado. Vean los corazones de los hombres y no condenen ni juzguen. Vean los corazones de los pobres pecadores, no los rechacen, oren por ellos.

Oren por las personas que les causan daño y ámenlas en la oración. Perdonen en la Cruz, vivan en la Cruz, amen la Cruz. No teman al Misterio del Calvario, porque en el Calvario está la salvación del mundo. Y cuando la Cruz triunfe, triunfará en lo alto de la creación. Y levantada por la excelsa Madre de Dios, triunfará también Su Corazón Inmaculado.

Hermanos y hermanas, para llegar al Reino final del Santísimo Sacramento del Corazón de Jesús, es necesario primero que vivan ahora en el Reino de la Palabra de Dios. Vivan el Reino de la Sagrada Escritura y conozcan las Palabras del Padre. Pónganlas en práctica. Amen y sean santos, y viviendo la Palabra de Jesús podrán vivir su Divina Voluntad manifestada en la Cruz.

Abracen y besen la Cruz. Adoren, amen y mediten en las Llagas del Amado, Jesús Eucaristía. No tengan miedo al misterio del Amor Crucificado. Sean santos que para eso están en el mundo, para ser santos.

Les doy mi bendición sacerdotal. En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.