10 Señales que Indican si estás Bajo Ataque Espiritual

Hemos perdido la noción que buena parte de lo que nos sucede proviene del mundo sobrenatural porque no lo vemos. Pero está ahí enviándonos mociones positivas y negativas. Esto nos dificulta comprender cuando estamos bajo ataque espiritual. Mientras los ataques espirituales se están volviendo tan frecuentes para la gente de fe en estos tiempos, que resultan casi en un estado permanente.

TODOS ESTAMOS BAJOS ATAQUE ESPIRITUAL

Todas las personas enfrentan luchas espirituales en su intento de avanzar en las cosas de Dios.  Uno de los trucos principales del enemigo es conseguir que la persona engañada no se dé cuenta de la profundidad de lo que está sucediendo en su vida. 

A menudo la gente asume que la lucha que se enfrentan es sólo una batalla física, que hay un problema personal con su vida, pero bajo la superficie hay algo mucho más complejo que está teniendo lugar. Las personas están bajo un ataque espiritual.

El ataque espiritual puede ser el resultado de una influencia demoníaca directa, o podemos estar experimentando los efectos de vivir en un mundo maldecido por el pecado y gobernado por satanás. 

¿Qué es un ataque espiritual directo?


. Un ataque espiritual directo es una serie de eventos coordinados por el mundo demoníaco.
. Con el fin de hacer abortar las promesas, de hacer naufragar la fe, de oprimir a un creyente y sacarle fuera del trayecto y que no llegue a destino.

San Pablo nos recuerda: “que satanás no saque ventaja de nosotros, ya que conocemos bien sus intenciones” (2 Corintios 2:11).

La Biblia nos dice que el diablo tiene varias estratagemas que utiliza contra los seres humanos. Muchas personas asumen erróneamente que satanás es estúpido, pero él ha estado estudiando los pensamientos, las acciones y el comportamiento de la humanidad desde el principio de los tiempos.

Él sabe cómo tentar a la gente. 

Sus secuaces son maestros en apretar los botones adecuados en el momento adecuado. No debemos ignorar las estrategias del enemigo. No podemos vivir nuestras vidas con nuestros ojos espirituales cerrados.

Debemos andar en el Espíritu y ser conscientes de lo que está sucediendo a nuestro alrededor. Los demonios son mucho más poderosos que los humanos. Pero Dios lucha por nosotros y dentro de nosotros, y Él es incomparablemente más poderoso que ellos, porque Él los creó.

Por eso la recomendación sintética de San Pablo en Efesios 6 es “sé fuerte en el Señor y en la fuerza de su poder”. Y recomienda a los efesios que se pongan la armadura de Dios, para iluminar el poder de Dios y nuestra protección.

La armadura consta de:

  • el casco de la salvación,
  • el escudo de la fe,
  • el cinturón de la verdad,
  • el pectoral de la justicia,
  • la disposición dada por el evangelio de la paz y
  • la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios 

¿Cómo se puede identificar un ataque espiritual? Aquí hay diez síntomas de un ataque:  

1 – Falta de pasión espiritual 

El enemigo trata de robar tu tenacidad para las cosas de Dios.

De repente, tu vida de oración parece estancada.

Tu compromiso puesto a prueba y parece que no puedes ir para delante y ni tan siquiera mantener lo que has conseguido.

Te sientes como si sólo estuvieras haciendo movimientos mecánicos.

2 – Frustración extrema

Durante un ataque espiritual el enemigo usa una variedad de circunstancias para oprimir a la mente y traer una gran frustración.

Una persona que está en estado de sitio se percibe a sí mismos en el borde del precipicio y ansioso.

Insatisfecho con lo que tiene aunque haya logra las metas que se ha propuesto, y con el rumbo que está recorriendo.

Tiene más que ver con la sensación que con una realidad objetiva frustrante en tu vida. 

3 – La confusión acerca de tu propósito

Durante un ataque espiritual a menudo hay una gran confusión acerca de la dirección espiritual.

Este es uno de los principales objetivos de un ataque, conseguir que un creyente de se aparte de destino.

Las malas mociones comienzan trayendo confusión.

4 – Falta de paz

El enemigo te bombardea la mente con pensamientos dispersivos y tentaciones permanentes con el fin de robarte la paz.

La mente se irrita y te sientes agotado.

El enemigo hace todo lo que puede para llevarte a la fatiga mental.

5 – Te sientes inusualmente débil y cansado

La falta de energía y vitalidad son a menudo el resultado de un ataque prolongado.

Ciertamente, estos problemas pueden ocurrir por vivir de otra forma los problemas naturales, falta de sueño, batallas sobre tu salud.

En este caso, sin embargo, la causa raíz es el efecto de las batallas espirituales prolongadas.

6 – Percibes una falta de ataques

Otra señal de que estás bajo ataque es que se trata de un ataque tan masivo que pareciera que no hay ningún ataque sino que sencillamente tú has cambiado.

Hay momentos en que parece que todos los recursos se secan al mismo tiempo.

Los ataques del enemigo son para que pongas tus ojos fuera de Dios y los pongas en el dinero y otros placeres.

Si él puede conseguir que te preocupes en lugar de que le adores, comenzarás a tomar decisiones basadas en la oportunidad en lugar de la unción.

Recuerda siempre que hay dos veces en tu vida cuando eres especialmente vulnerable a la tentación: cuando no tienes nada, y cuando tienes todo.

Mantente cerca de Dios, tanto en los tiempos buenos como en los malos momentos.

7 – Fuerte impulso para salir de tu propósito 

Cada creyente nace con un propósito único.

Y así como Dios creó con un propósito a cada creyente, Él también le dio regalos y gracias únicos, para cumplir con ese plan.

Cuando una persona está viviendo en forma fuerte el llamado, va a prosperar en diversas áreas: recibirá la bendición de recursos en el área en que Dios lo ha llamado.

Él se sentirá la mayor cantidad de tiempo satisfecho y realizado de vivir su destino. Pero el enemigo también tiene un plan para cada persona y odia cuando un creyente audazmente saliendo de su propósito y plan.

Él hace todo lo que podamos para que el cristiano se aleje de su destino. Durante un ataque te abrumará con pensamientos y deseos de renunciar y abandonar su puesto.

Este es uno de los mayores propósitos detrás de los ataques espirituales.

8 – Te retrotraes a viejas ataduras  

En una larga batalla espiritual, como son casi todas, la persona es empujada a menudo hacia ciclos negativos de los que ya se liberó.

El enemigo quiere esclavizarte una vez más en las mismas ataduras viejas.

Él puede desanimarte en tus esfuerzos convenciéndote que tus pecados no son suficientemente malos, para liberarte de pensar que cometes pecados.

Y así puedes perder la noción de lo malo y lo bueno, lo que agrada a Dios o no, y sobre la condenación, lo que te lleva de nuevo en un espiral hacia una derrota más profunda.

9 – Te apartas de las relaciones sanas 

Cuando las iniquidades antiguas comienzan tentándote, el siguiente signo del ataque espiritual seguramente será alejarte de las relaciones santas.

Mira a tu alrededor.

¿Has salido de tener relaciones con la gente que te provee de mociones sanas y santas?

¿Tus amigos de ahora se ocupan más de la carne que del Espíritu?

Si es así, estás tropezando en el campo de batalla y el enemigo te tiene a merced. 

10 – Cuestionas la dirección y el llamado que has sentido claramente

A medida que el enemigo ataca la vida de un creyente, comienza a darle razones para renunciar a la misma cosa que Dios le llama.

Esta es una de sus herramientas principales.

Él desata la confusión, la vergüenza, la intimidación y una variedad de esquemas viles para crear una nube de incertidumbre.

Una vez más, su objetivo final es conseguir que un creyente salga fuera del sendero de su destino; de modo que una persona que está bajo ataque puede encontrarse profundamente cuestionando el camino por el que está viajando.

Por lo general, comienza a reexaminar las decisiones que antes eran muy claras.

Muchas veces una persona en medio de un ataque cuestionará palabras proféticas, avances espirituales y experiencias significativas que tuvo.

Este es un paso que te mueve hacia atrás en el Espíritu.

Algunas veces los ataques son consecuencia directa de maldiciones o brujerías que nos han hecho.

hombre orando

4 SÍNTOMAS DE QUE ESTAS BAJO ATAQUE DE BRUJERÍA O MALDICIONES

No siempre cuando una persona está bajo ataque espiritual y tiene estos síntomas, es porque le han hecho alguna brujería.

Pero si los tiene, es momento de que indague si realmente le han hecho alguna brujería o no.

1 – Desorientación, confusión

Cuando un cristiano está bajo un asalto de brujería y maldiciones, se vuelve cada vez más desorientado o confundido.

Incluso puede llegar a ser torpe.

Satanás quiere nublar tu visión, deteniéndote para que no llegues a tu destino en Dios.

Por lo tanto, la persona atacada no se puede conectar con su visión espiritual; su motivación se ha ido o no existe.

2 – Debilitamiento emocional

Cuando uno es blanco de maldiciones, se siente agotado o debilitado emocionalmente.

Los que han sido objeto de maldiciones espirituales mencionan que les invade una oscuridad, una nube, que tapa su rostro.

Una banda de opresión está alrededor de su cabeza y a veces se manifiesta como un dolor de cabeza.

La persona puede asumir que está enferma, pero no es gripe. Es brujería.

3 – Aumento de los miedos

A menudo, las maldiciones que produce la brujería despertarán una serie de temores excesivos que plagan la mente.

En el teatro de la imaginación de la personase ubican en el centro del escenario imágenes grotescas que parpadean.

Y el individuo es drenado aún más por la falta de sueño profundo o reparador.

4 – Distracción del foco central

Cuando maldiciones están dirigidas a una congregación o a una parroquia, se experimentarán problemas constantes, distrayendo al cuerpo de Cristo de su foco primario y su llamado.

Los niveles de irritación serán altos y la paciencia será baja.

La gente probablemente que se quejará unos de los otros.

El chisme y la murmuración aumentarán proporcionalmente.

La rebelión contra los referentes se parecerá justificada y aumenta la tentación de retirarse.

SIEMPRE ALERTA

Al enemigo le gusta permanecer oculto.

Él engaña y trata de volar bajo el radar, pero el Señor está brillando con Su potente luz sobre los ataques.

Sobre cada cosa que te suceda que cuestione tu camino adquiere al acto de reflejo de preguntarte si no será una moción del enemigo y un ataque espiritual.

No esperes hasta que el enemigo te esté rompiendo en pedazos para buscar la ayuda de aquellos que tienen un papel sano y pastoral en tu vida, y a los sacramentos.

Siempre los ojos espirituales se pueden abrir y la libertad surgir.

Ejercita tu autoridad y quiebra el ataque hoy.

Equipo de Colaboradores de Foros de la Virgen María.

OREMOS…

Oración de la Sangre de Cristo

Sangre de Cristo.jpg (19201 bytes)

Señor Jesús, en tu nombre y con 
el Poder de tu Sangre Preciosa
sellamos toda persona, hechos o 
acontecimientos a través de los cuales 
el enemigo nos quiera hacer daño.

Con el Poder de la Sangre de Jesús 
sellamos toda potestad destructora en 
el aire, en la tierra, en el agua, en el fuego, 
debajo de la tierra, en las fuerzas satánicas 
de la naturaleza, en los abismos del infierno, 
y en el mundo en el cual nos movemos hoy.

Con el Poder de la Sangre de Jesús
rompemos toda interferencia y acción del maligno. 
Te pedimos Jesús que envíes a nuestros hogares 
y lugares de trabajo a la Santísima Virgen 
acompañada de San Miguel, San Gabriel, 
San Rafael y toda su corte de Santos Ángeles.

Con el Poder de la Sangre de Jesús 
sellamos nuestra casa, todos los que la habitan 
(nombrar a cada una de ellas), 
las personas que el Señor enviará a ella, 
así como los alimentos y los bienes que 
Él generosamente nos envía
para nuestro sustento.

Con el Poder de la Sangre de Jesús
sellamos tierra, puertas, ventanas, 
objetos, paredes,  pisos y el aire que respiramos,
y en fe colocamos un círculo de Su Sangre
alrededor de toda nuestra familia.

Con el Poder de la Sangre de Jesús
sellamos los lugares en donde vamos 
a estar este día, y las personas, empresas 
o instituciones con quienes vamos a tratar 
(nombrar a cada una de ellas).

Con el Poder de la Sangre de Jesús
sellamos nuestro trabajo material y espiritual, 
los negocios de toda nuestra familia, 
y los vehículos, las carreteras, los aires, 
las vías y cualquier medio de transporte 
que habremos de utilizar.

Con Tu Sangre preciosa sellamos los actos,
las mentes y los corazones de todos los habitantes 
y dirigentes de nuestra Patria a fin de que 
Tu Paz y Tu Corazón al fin reinen en ella.

Te agradecemos Señor por Tu Sangre y 
por Tu Vida, ya que gracias a Ellas 
hemos sido salvados y somos preservados 
de todo lo malo. 

Amén.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s