Cómo convertirte en un buen Papá católico para tus hijos.

Los hijos son un regalo de Dios para nosotros los padres. Tener excelente cuidado de Su creación es nuestra ofrenda hacia Él


“Es más fácil para un padre tener un hijo que para un hijo tener un verdadero padre” (San Juan XXIII)
Durante el tiempo que dedico a la oración, suelo reflexionar acerca del ejemplo de San José quien es el santo patrono de los padres y el mejor modelo que podemos seguir. ¿Qué podemos aprender de este gran santo?

Un Papá que imita a San José invierte tiempo de calidad con su familia, no solo tiempo; es un padre modelo para su familia al vivir su fe católica y siendo la luz de Cristo para otros.

Este padre tiene gozo en su corazón y es un hombre de oración. Este papá católicohonra y ama su esposa y eleva el Sacramento del Matrimonio a los ojos de sus hijos como algo especial y sagrado.

¿Qué tipo de máximas sigue un papá católico que trata de imitar a San José para permanecer en el camino correcto? Si consideramos lo que las escrituras y la Iglesia nos enseña, podemos ver estos cuatro principios críticos como una guía:

  1. Nuestra vocación es que nuestra familia alcance el cielo.
  • Nuestros hijos siempre nos están mirando. Ellos probablemente reproducirán más adelante en sus vidas lo que aprendieron en casa.
  • Fuimos hechos para el cielo, no para este mundo. Actuemos acorde a esto.
  • Nuestros hijos son regalos de Dios para nosotros. El amor y el cuidado que mostremos hacia ellos es nuestra ofrenda de regreso hacia Él.

Tendremos que sacrificar algún tiempo de nuestro empleo, tiempo de descanso, de diversión y tiempo personal por la misión Familia que nos ha sido encomendada.

No permitamos que nuestra oración deje de suplicar ayuda. Busquemos la intercesión de nuestra Santísima Madre y de San José.

Oremos por los demás papás, para que la familia sea un reto, para que sean valientes. Vivamos nuestra vocación de paternidad con coraje y honor.
“Es una promesa el ser fieles a la vocación de ser padre. Aún después de una larga jornada laboral, aun cuando haya muchos pendientes por hacer –en lugar de esto, Sonríele a tus hijos, hazlos reír, disfruta con ellos y dedícales tiempo para jugar. Porque esta es la función de un verdadero padre, mantener la promesa de amarlos”.

(Arzobispo Gómez de Los Ángeles)

cinco pasos básicos

1.- Convivir TODO el tiempo posible.

2.- Escuchar antes de interpretar

3.- Ser un gran modelo de papá católico

4.- Honrar el sacramento del Matrimonio

5.- Despegarse de la cultura popular y desconectarse

Los hijos son un regalo de Dios para nosotros. Tener excelente cuidado de Su creación es nuestra ofrenda hacia Él.

(Adaptación y traducción por Rafael Ruíz Stirk, del artículo publicado en: Integrated Catholic Life, autor: Randy Hain)

Oremos…

Oración para ser buen Padre

San José, soy tu fiel devota/o, y vengo a presentarte mi súplica, hoy te pido por … (nombre del Padre por quien se pide, «o por mí mismo»), lleva mi ruego ante Dios.

Tú Glorioso patriarca, que con tu sencillez y entrega a la voluntad divina, fuiste firme columna de la Sagrada Familia, y fuerte brazo para el niño Dios, toma en tus manos esta petición que humildemente te hago.

Querido San José, te pido que … (nombre del Padre por quien se pide, «o por mí mismo»), despierte a la vocación de padre, y haga de esa vocación su primera prioridad, que como padre sepa enseñar, y perdonar; que como padre sepa postergar amigos y diversiones, para estar junto a su familia, como ejemplo de vida, y entrega de amor.

Consígueme que … en su amor por sus hijos, sea reflejo del Amor de Dios por todos nosotros, y sepa enseñar a sus hijos a retribuir a Dios con amor. Que enseñe a sus hijos a rezar, rezando.

Que acostumbre a sus hijos a respetar tu misa y los sacramentos, viviéndolos él mismo. Y que enseñe a sus hijos a respetar la familia, haciéndolo él con su mujer e hijos.

San José, tu sabes que no se puede enseñar sin dar el ejemplo. Tú sabes que el Señor sólo elige a los humildes, a los sencillos, a los dispuestos como tú.

Te pido hoy que en la Santa vocación por la familia, todos los padres del mundo reciban la Gracia extraordinaria que hoy te pido, en especial te pido la reciba … (nombre del Padre por quien se pide, «o por mí mismo»).

Esto te lo pido por tu intercesión milagrosa, capaz de conseguir de Dios favores para casos imposibles incluso.

Concédeme tu poderosa intercesión, por los méritos de la Pasión de Jesús, por quien la Sagrada Familia se transforma en el templo de Dios. Sea … (nombre del Padre por quien se pide, «o por mí mismo») buen padre, y nuestra familia templo de Dios.

Amén.

Dios, Buen Padre Eterno, siempre se manifiesta en su Amado Hijo

Video…

(Suceso atribuido en Vigilia de Pentecostés en Mérida Venezuela)