Promesa de Verdadera Hombría.

Y que tal si todos los esposos y quienes somos padres de familia hacemos esta GRAN PROMESA

Solemnemente prometo ante Dios asumir la plena responsabilidad sobre mi vida, la de mi esposa y la de mis hijos.

PROMETO amarlos, protegerlos, servirlos y enseñarles la Palabra de Dios, como líder espiritual de mi familia.

PROMETO ser fiel a mi esposa, amarla, honrarla y estoy dispuesto a dar mi vida por ella como Jesucristo lo hizo por mi.

PROMETO bendecir a mis hijos y enseñarles a amar a Dios con todo su corazón, con toda su mente y con todas sus fuerzas.

PROMETO instruirlos para que honren las autoridades y vivan responsablemente.

PROMETO enfrentar el mal y procurar la justicia y la misericordia.

PROMETO orar por los demás y tratarlos con amabilidad, respeto y compasión.

PROMETO trabajar con diligencia para proveer para las necesidades de mi familia.

PROMETO perdonar a los que me hayan hecho daño y reconciliarme con quienes haya defraudado.

PROMETO aprender de mis errores, arrepentirme de mis pecados y andar en integridad siendo un hombre responsable ante Dios.

PROMETO tratar de honrar a Dios, ser fiel a su Iglesia, obedecer su Palabra y hacer su Voluntad.

PROMETO esforzarme valientemente con la fortaleza que Dios provee para cumplir esta promesa por el resto de mi vida y para su Gloria

Así yo y mi casa, serviremos al Señor. (Josué 24, 15 )

Oremos…

Salmo por el Matrimonio

Señora mía¡ Madre Santa de Dios!
muy confiado en la protección de tu influjo,

Luz del Espíritu Santo pido tu singular custodia y tu seno Maternal, que intercedas por la unión.

Tu, que con generosa gracia,
deshaces los nudos complejos de la vida conyugal,
Hoy te ruego por la mía;
por faltas nuestras tejido ,
una maraña de escollos en la cinta del amor,
por culpa nuestra, he llegado a la angustia y desazón,
que la existencia torna en sórdida y atribulada;
¡Mira aquí, Madre Nuestra!,

Tus hijos somos;
Perdona nuestros errores,
ayúdanos a desanudar esta madeja terrible,
tú eres compasiva, sufrida y Santa
Mujer!,
Madre del Cristo hasta en la Cruz;
Nosotros somos el hijo que Él te ha señalado,
con toda esperanza, consuelo,
con angustiosa carencia, pido tu intercesión,
¡Madre de toda pureza!
es mi deseo enmendar,
desatando los nudos, que agobia a mi pareja;
¡Tu! junto al Hijo, Señor Nuestro,
por mi matrimonio intercede,
que renovada la cinta sea, y los votos restaurar;
¡Dame Madre mía hoy, una oportunidad !
el lazo no romperé, conque Dios ha unido,
con el amor te suplico, afecto y devoción,
con la que celebro tu santísima Concepción,
Aceptes en tu gracia a mí;
que por tu poderosa ayuda,
ante el único Mediador, y por tus méritos
dispongan, se encaminen mis cosas y
estos nudos se deshagan, fruto de la vil ofensa,
Obra a tu Voluntad, tus humildes hijos suplican,
conseguir la paz armoniosa,
que nuestro hogar requiere,
por ejemplo tomare, al que en Nazaret
construyeron,
¡Oh! Sagrada Familia,
Estable, Santo Modelo,
con el Amor Maternal,
fraterna e intima unión,
Del Hijo del Hombre, su Madre,
y San José carpintero.
En tu inmenso y Maternal Amor,
Bienaventurada Virgen María,
la que desarmas los nudos, Socórrenos,
Auxílianos, Aconséjanos, por nosotros.

Aboga y el camino ilumina,
hacia el fin de vida plena,
Tómame en tu seno Madre mía,
a merecer tu Santidad Materna
que por tus méritos gozas,
con tu Hijo, Nuestro Señor, El supremo Hacedor.

Dios te salve, Hija de Dios Padre.
Dios te Salve, Madre de Dios Hijo.
Dios te Salve, Esposa del Espíritu Santo.
Amén.

“que el hombre no deshaga lo que Dios unió”
MADRE DEL BUEN CONSEJO, QUE DESATAS LOS NUDOS
EN LA CINTA DE LA VIDA CONYUGAL