Menú Inicio

Volver a empezar

La clave para controlar los comportamientos no deseados es la práctica.

¡El que se propone una meta, seguramente la alcanza tarde o temprano!

La voluntad lo puede todo, o por lo menos casi todo.

Después de Pentecostés, he aquí cómo hacer producir sus dones y frutos en medio de nuestra poquedad.


Un hombre intentó hacer cinco compañías de autos, y las cinco quebraron. Volvió a comenzar y fue un éxito. Se llamaba Henry Ford.

En sus comienzos fue despedido de un periódico porque “le faltaba imaginación y no tenia buenas ideas”. Después de eso, comenzó una serie de empresas y terminó con la quiebra y el fracaso. Volvió a comenzar y fue un éxito. Se llamaba Walt Disney.

Un japonés llamado Akio Morita creó una olla para hacer arroz con la que quería ser millonario, pero fracasó rotundamente. Volvió a comenzar y creó la compañía SONY.


Muchas veces rechazado por el equipo de básquet de su escuela, el nunca se dio por vencido y una vez dijo: “He fallado más de 9.000 tiros en mi carrera, pedí 300 juegos, en 26 ocasiones me han confiado el tiro ganador y he fallado. Y es por todo eso que ahora tengo éxito, siempre volví a empezar” ¿Su nombre? Michael Jordan

Le rechazaron 1009 veces su receta. Le dijeron que jamás iba a resultar, que los americanos no comerían ese tipo de pollo frito. El Coronel Sanders no se dio por vencido y hoy KFC es una cadena multimillonaria.

No habló hasta que tenía cuatro años y no aprendió a leer hasta los siete años, sus maestros y sus padres pensaron que era deficiente mental, lento y antisocial. Finalmente, fue expulsado de la escuela y no fue admitido en la Escuela Politécnica de Zurich por retrasado. Pero Albert Einstein no se dio por vencido.


En sus primeros años, los maestros, dijeron que era “demasiado estúpido para aprender cualquier cosa.” El trabajo no era mejor, ya que fue despedido de sus primeros dos puestos de trabajo para no ser lo suficientemente productivo. Se llamaba Thomas Edison.

En su primera película, los ejecutivos de la industria del cine le dijeron que simplemente no tenía lo que se necesitaba para ser una estrella. Pero Harrison Ford no los escuchó.
Fue rechazado de la Universidad de California del Sur de Teatro, Cine y Televisión en tres ocasiones. Treinta y cinco años después de comenzar su título, volvió a la escuela en 2002 para completar finalmente sus estudios y obtener su licenciatura. Steven Spielberg volvió a comenzar.

Jimmy Denny, gerente del estudio de grabación mas grande, despidió al novato cantante después de audicionarlo y le dijo: “Muchacho, naciste para manejar un camión, jamás podrás cantar” Pero Elvis Presley no le hizo caso.
Otra compañía de discos, de las mas importantes, escuchó al grupo y dijo: “No nos gusta su sonido, y la música de la guitarra jamás va a gustarle al público “ Ese día rechazó a Los Beatles.


Un muchacho presentó un plan de negocios a su profesor de la secundaria y este le dijo: “Está pasable, pero es ciencia ficción, esto jamás resultaría, es humanamente imposible llevarlo a cabo” y le puso una nota mala. El muchacho Fred Smith, no se dio por vencido, llevó el negocio a cabo y creó Fedex, un negocio de 6 billones anuales.

“Eres un Don nadie y no tienes futuro” le dijo una joven a un adolescente de 16 años. Y todos en el pueblo dijeron que iba a fracasar. Hoy ese muchachito es un hombre que ha recorrido países, predicando y escribe en este perfil.
Si de toda esta lista, la mayoría no tenía a Cristo y aún así volvieron a comenzar ¿No crees que teniendo la ventaja de tener a Dios de tu lado no puedes darte el lujo de darte por vencido? Vuelve a empezar… Un paso al día.

Oremos…

Una oración para pedir la propia conversión

Señor Jesús, yo me coloco en Tu presencia en oración,
y confiado en Tu Palabra abro totalmente mi corazón a Ti.
Reconozco mis pecados y Te pido perdón por cada uno.
Yo Te presento toda mi vida, desde el momento en que fui concebido hasta ahora.
En ella están todos mis errores, fracasos, angustias, sufrimientos y toda mi ignorancia de Tu Palabra.

¡Señor Jesús, Hijo del Dios vivo, ten compasión de mí que soy pecador(a)!
¡Sálvame, Jesús! Perdona mis pecados, conocidos y desconocidos.
Libérame, Señor, de todo yugo de Satanás en mi vida.
Libérame, Jesús, de todo vicio y de todo dominio del mal en mi mente.

Yo Te pido, Señor, que esa vieja naturaleza mía, vendida al pecado, sea crucificada en Tu cruz.
¡Lávame con Tu Sangre, purifícame, libérame, Señor!

En Tu presencia, quiero perdonar a todas las personas que me ofendieron,
que me amargaron, que intentaron el mal contra mí, que me maldijeron y hablaron mal de mí.
Y así como estoy pidiendo Tu perdón para mis pecados, contando con Tu gracia, yo las perdono
y las entrego a Ti, clamando sobre mí y sobre ellas Tu infinita misericordia.

Y ahora, Jesús, te pido que vengas a mí; yo Te recibo como mi dueño y Señor.
Ven a vivir en mí, dame la gracia de vivir intensamente Tu Palabra
en todas las circunstancias de mi día a día.

Inúndame con Tu Espíritu. Ven a vivir en mí, Jesús, y no permitas que yo me aleje de Ti.
Con todo mi corazón profeso la fe de mi bautismo,
confiando en que la Gracia que el Padre nos concede en Ti
por el poder del Santo Espíritu me sanará, sostendrá y guiará
en esta nueva etapa que hoy comienzo a Tu lado.

Amén.

Categorías:Salud Emocional

Tagged as:

unpasoaldia

Un caminante en la fe, obediente a la Santa Iglesia y en espera de la conquista del Santo Cielo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: