El sexo no es un tabú sino un don de Dios…

Respondiendo a las inquietudes de una pareja, amiga de un-paso-aldía👣, sobre la visión de la sexualidad como pareja y como catolicos, encontré este bello artículo del Papa Francisco a los jóvenes publicado el 18 de septiembre del 2018 y otro relacionado con la Pornografía. Temas siempre actuales y válidos para todos, hombres y mujeres.
VATICANO, 18 Sep. 18 / 02:54 pm (ACI Prensa). Por Walter Sánchez Silva; Pildoras de Fe

En un diálogo que sostuvo con un grupo de jóvenes franceses, el Papa Francisco explicó que el sexo es un don de Dios que permite dar vida y expresar el amor que se tienen un hombre y una mujer en el matrimonio.

En un encuentro con jóvenes de la Diócesis de Grenoble-Vienne (Francia), recibidos en audiencia el 17 de septiembre, el Santo Padre respondió preguntas sobre distintos temas, entre ellas dos referentes al amor y la sexualidad.

La sexualidad, el sexo, es un don de Dios. No es ningún tabú. Es un don de Dios, un don que el Señor nos da. Tiene dos objetivos: amarse y generar vida. Es una pasión, es el amor apasionado. El verdadero amor apasionado. El amor entre un hombre y una mujer, cuando es apasionado, te lleva a dar la vida para siempre. Y a darla con el cuerpo y el alma”, resaltó el Papa al iniciar su explicación.

“Cuando Dios crea al hombre y la mujer, la Biblia dice que los dos son imagen y semejanza de Dios. Los dos por completo, no solo Adán ni solo Eva sino los dos juntos. Y Jesús va más allá y dice: ‘Por esto el hombre y también la mujer, dejará a su padre y a su madre y se unirán y serán’… ¿Una sola persona? ¿Una sola identidad? ¿Una sola fe en el matrimonio?… Una sola carne: esta es la grandeza de la sexualidad”.

El Pontífice destacó que “se debe hablar de la sexualidad así. Y se debe vivir la sexualidad así: en esta dimensión del amor entre hombre y mujer para toda la vida” en el matrimonio.

“Es cierto que nuestras debilidades y nuestras caídas espirituales nos llevan a usar la sexualidad fuera de este camino que es muy bello, del amor entre el hombre y la mujer, pero son caídas, como todos los pecados. La mentira, la ira, la gula son pecados, pecados capitales. Pero esta no es la sexualidad del amor, es la sexualidad ‘cosificada’, separada del amor y usada para la diversión”.

El Papa dijo que “es interesante cómo la sexualidad es el punto más bello de la creación, en el sentido que el hombre y la mujer han sido creados a imagen y semejanza de Dios, y la sexualidad es lo más atacado por la mundanidad, por el espíritu del mal”.

“Dime, ¿Tú has visto, por ejemplo –no sé si en Grenoble haya– una industria de la mentira? No. ¿Pero has visto una industria de la sexualidad separada del amor, la has visto? ¡Sí! Se gasta mucho dinero con la industria de la pornografía, por ejemplo”.

La pornografía, lamentó el Santo Padre, “es una degeneración respecto al lugar donde Dios ha puesto (a la sexualidad). Y con este comercio se hace mucho dinero. Pero la sexualidad es grande. Custodien vuestra dimensión sexual, vuestra identidad sexual. Custódienla bien y prepárenla para el amor, para insertarla en ese amor que los acompañará toda la vida”.

Francisco también relató un encuentro que tuvo en la Plaza de San Pedro con un matrimonio de ancianos que cumplía 60 años de casados.

“¡Eran luminosos! Y yo les pregunté: ‘¿Han peleado mucho?’ – ‘A veces’–. ‘¿Y vale la pena esto, el matrimonio?’ Los dos me miraron, se miraron entre ellos y luego a mí con los ojos llorosos y me dijeron: ‘Estamos enamorados’ ¡Después de 60 años!”.

El Papa también rememoró el diálogo que sostuvo con otro anciano, también con muchos años de casado, que le dijo: “Nos amamos mucho, mucho. A veces nos abrazamos. Ya no podemos hacer el amor a nuestra edad pero nos abrazamos, nos besamos”.

“Esta es la sexualidad verdadera. Nunca la separen de su bello lugar con el amor. Es necesario hablar así de la sexualidad. ¿Está bien?”, concluyó el Papa

Francisco aseguró que “todos nosotros tenemos necesidad de discernimiento”. En este sentido, lamentó que “muchas comunidades eclesiales no saben hacerlo, y falta esa capacidad de discernimiento”.

“En la vida, siempre hace falta, en primer lugar, tener la valentía de hablar las cosas que tienes. Pero no todas las cosas se pueden hablar con todo el mundo, busca a alguien con quien tengas confianza. Alguien que no se asuste de nada, que sepa escuchar, y que tenga el don del Señor de decir la palabra justa en el momento justo, y deja que él sea interpelado por tu inquietud, y déjate interpelar por él”.

La pornografía es un pecado mortal que invade todos los ámbitos de la vida

Muchas personas luchan contra el uso de la pornografía, incluyendo fieles católicos, gente de fe, casados y solteros, padres, madres, jóvenes

Un proyecto de declaración sobre la pornografía será considerada para su aprobación por los obispos de Estados Unidos en su reunión general en Baltimore esta semana. El proyecto llama a la pornografía “pecado mortal” e insta a los católicos a alejarse de ella.

“La producción o el uso de la pornografía es un pecado mortal que debe ser confesado a fin de que la persona pueda recibir el perdón de Dios”, dice el borrador de «Crea en mí un corazón limpio»: una pastoral en respuesta a la Pornografía

“Aquellos quienes producen y distribuyen pornografía perjudican el bien común, alentando, e incluso, causando a otros a pecar”, dice el proyecto

La declaración, elaborada por el Comité de los obispos sobre Laicos, Matrimonio, Vida Familiar y Juventud, añade:

Hay muchas víctimas de la pornografía. … Toda la pornografía infantil es automáticamente una forma de trata y un crimen, porque se trata de la explotación sexual de un menor de edad con fines de lucro y está en contra de la voluntad del niño debido a la incapacidad de dar su consentimiento…

Muchas personas luchan con el uso de la pornografía, incluyendo fieles católicos, personas de fe, gente de fe, casados y solteros, padres y madres, los jóvenes y los viejos, el clero y los de la vida consagrada”, indicó

Utilizando el Salmo penitencial (Salmo 51) para el título y como motivo recurrente en toda la declaración propuesta, dice en su introducción:

“Nosotros hemos visto los daños corrosivos causados por la pornografía: los niños cuya inocencia son robadas, los hombres y mujeres que sienten gran culpa y vergüenza por ver pornografía ocasional o habitualmente; cónyuges que se sienten traicionados y traumatizados; y hombres, mujeres y niños, explotados por la industria de la pornografía”.

¿Qué es la pornografía?

Aunque los tribunales de Estados Unidos han tenido dificultades en la definición de la pornografía, la declaración propuesta toma prestado del Catecismo de la Iglesia Católica para definirlo:

“La pornografía consiste en sacar de la intimidad de los protagonistas actos sexuales, reales o simulados, para exhibirlos ante terceras personas de manera deliberada. Ofende la castidad porque desnaturaliza la finalidad del acto sexual. Atenta gravemente a la dignidad de quienes se dedican a ella (actores, comerciantes, público), pues cada uno viene a ser para otro objeto de un placer rudimentario y de una ganancia ilícita” (CIC 2354)

La pornografía abarca lo que a veces es distinguido como “soft” y “Hard-Core”. La declaración propuesta añade:

“Esta es una división artificial; Toda la pornografía es dañina y errónea, mientras que los efectos sobre una persona pueden variar según la intensidad del contenido. La Pornografía no es un arte”

La pornografía es un pecado que genera otros pecados

Esta también dice: “La pornografía nunca puede justificarse, incluso dentro del matrimonio.”

La declaración propuesta también vincula a la pornografía con otros pecados, especialmente al de la masturbación. La masturbación, la cual es deliberada, es la frecuente estimulación erótica hasta el punto del orgasmo, comúnmente ocurre junto con el uso de la pornografía. Mientras nuestra cultura lo ve en gran medida como aceptable, la masturbación es siempre gravemente contraria a la castidad y a la dignidad del propio cuerpo.

Esta, señala la capacidad de penetración de la pornografía: “imágenes erótica, sobresexualizadas y pornográficas están presentes, ahora más que nunca, en toda la sociedad americana…

La corriente principal de la industria entretenimiento ha llegado a ser hipersexualizada. Novelas que en algún momento habrían sido clasificadas como “eróticas” ahora es la corriente principal, por no hablar de la gran apertura sexual en el género de novelas románticas.

Oremos…

Oración para pedir la pureza (hombres)

De la pornografía ayúdame a huir, con la conciencia de que es un veneno y una plaga que destruye a las personas y degrada mi capacidad de amar

Señor Jesús:

Tú me has enseñado que estoy hecho
para amar y ser amado, y que el amor verdadero sólo puede florecer allí donde hay pureza, respeto y dominio de sí.

Ayúdame a ser hombre de verdad, a defender a las mujeres, a luchar por su dignidad e integridad.

Ayúdame también a purificar cada vez más mi mirada para ver a las mujeres no como un objeto de placer, Sino como hijas amadas de tu Padre.

Ayúdame a vivir la castidad con mi enamorada (novia), a demostrarle que por amor a ella estoy dispuesto a dominarme a mí mismo y esperar hasta el matrimonio para crecer en un amor más puro, libre y maduro.

Fortaléceme, Señor, para que pueda cuidar mi pureza en medio de una civilización saturada de elementos de hedonismo, egocentrismo y sensualidad.

De la pornografía ayúdame a huir,
con la conciencia de que es un veneno y una plaga que destruye a las personas y degrada mi capacidad de amar.

Señor, yo te prometo luchar con firmeza; concédeme Tú la gracia para vivir la castidad de mente, corazón y cuerpo,
y así poder amar cada día más con un amor Que se asemeje cada vez más al Tuyo.

¡Que así sea! Amén.

Oración para pedir la pureza (mujeres)

Concédeme amar y ser amada de verdad con un amor que se asemeje cada día más al tuyo

Señor Jesús:
Conozco mi fragilidad,
y sé de sobra que sin tu ayuda
jamás tendré la fuerza necesaria
para mantenerme casta y pura,
de mente, corazón y cuerpo.

Pero sé también
que Contigo todo lo puedo;
que con la ayuda de tu Gracia
lo que parece imposible se hace posible.

Por eso te pido hoy:
ayúdame a cuidar mi pureza,
a evitar toda situación o lugar
que me ponga en riesgo de caer,
a no traspasar ningún límite,
y a saber decir: ¡NO!
cuando la tentación se presente ante mí.

Señor, mira el propósito y anhelo de este hija tuya, Y concédeme amar y ser amada de verdad, con un amor que se asemeje cada día más al tuyo.

¡Que así sea! Amén.