Menú Inicio

Las Virtudes de San José y las cosas que lo hacen hombre admirable y modelo de Esposo y Padre

Hoy celebramos la solemnidad de San José, esposo de la Santísima Virgen María y patrono de la Iglesia Universal. San José fue un hombre a quien se le confió una gran tarea en la vida, ser el padre del Hijo de Dios, para eso vino al mundo, de la misma manera que cada hombre viene al mundo para una peculiar misión.

Quiero que reflexionemos en el primer capítulo del Evangelio de San Mateo:

Jacob engendró a José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, llamado Cristo. Cristo vino al mundo de la siguiente manera: Estando María, su madre, desposada con José y antes de que vivieran juntos, sucedió que ella, por obra del Espíritu Santo, estaba esperando un hijo. José, su esposo, que era hombre justo, no queriendo ponerla en evidencia, pensó dejarla en secreto.

Mientras pensaba en estas cosas, un ángel del Señor le dijo en sueños: “José, hijo de David, no dudes en recibir en tu casa a María, tu esposa, porque ella ha concebido por obra del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo y tú le pondrás el nombre de Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados”.
Cuando José despertó de aquel sueño, hizo lo que le había mandado el ángel del Señor.

Con este Evangelio nos damos cuenta que toda misión que Dios encomienda tiene un cometido y un propósito. Dios estaba preparando el camino para que su Hijo Jesucristo pudiera nacer en un ambiente propio, ya que Dios había previsto que su Hijo naciera de la Virgen, en una familia, y que en ella se desarrollara humanamente.

La vida de Jesús en este mundo debía de ser como la de un hombre más; debía nacer indefenso, necesitado de un padre que le protegiera y le enseñara lo que todos los padres enseñan a sus hijos. En el cumplimiento de esta misión de padre estaba toda la esencia de la vida de San José.

Cuando por el sueño, el ángel le revela el misterio de la concepción virginal, el aceptó plenamente su misión, a la que supo permanecer fiel hasta la muerte. Su fin en esta vida fue ser cabeza de la Sagrada Familia. Podemos aprender de su testimonio de fidelidad, de poder abrirse a la Voluntad de Dios y de haberla realizado hasta el final de su vida.

Muchas veces vivimos vidas vacías por no encontrar la voluntad de Dios en nuestras vidas, o bien, a veces la encontramos y no nos aventuramos a realizarla.San José, como todo hombre, tuvo ciertas dudas en lo que estaba pasando, pero eso es muy bueno, ya que cuando Dios quiere algo importante de ti, el primer signo de ello es que hay una gran duda. No nos debemos quedar con la duda y ya, sino que hay que ir a la oración y en ella encontrar el sentido de lo que Dios quiere, ya que quien se hace preguntas de frente a Dios y profundiza en su fe, llega a encontrar la Verdad.

¿Qué virtudes podemos aprender hoy de San José?

  • Humildad: 

Es la primera virtud que podemos imitar del Señor San José, ya que él supo dejar atrás su proyecto personal para aceptar uno mucho más grande, ser el padre en esta tierra del Hijo de Dios. Cuando no tenemos humildad, no dejaremos obrar a Dios en nuestra vida. La humildad nos ayuda a dejarnos de amar a nosotros mismos de una manera egoísta y desordenada, para permitirle a Dios hacer su obra. La humildad nos libera y nos hace disponibles al plan de Dios.

  • Obediencia: 

Una vez que el ángel le revela en sueños a José que todo lo que está sucediendo es parte de la Obra de Dios, San José no titubea en recibir a María, tiene una perfecta obediencia al plan de Dios. Ante las dificultades de la vida, es muy fácil que nos vengamos para abajo, que no queramos seguir adelante, que fracasemos en nuestros planes, etc. Recuerda que Dios, a través de sueños se comunicaba con los hombres.¿De qué manera Dios se estará tratando de comunicar contigo y tú no lo escuchas? O bien, si lo escuchas ¿Por qué te cuesta trabajo obedecerlo?

  • Castidad: 

Recordemos que la castidad es la virtud que regular toda nuestra sexualidad en orden a vivir en el amor y el servicio. Ordena todo nuestro deseo o placer sexual de acuerdo con los principios de la fe. San José supo vivir en el amor y en una castidad heroica.

  • Su amor por María y Jesús: 

San José brilla por su entrega y por sus muchas virtudes, pero en lo que más podríamos decir que resalta es en el cuidado particular por su esposa y por su hijo.Se desvivió por ellos, trabajó por ellos, supo ser prudente y supo también desaparecer cuando tenía que hacerlo por amor a ellos. En San José podía más el amor callado y abnegado que el afán de sobresalir. Su amor por Jesús, como un padre judío, lo llevó también a preocuparse por enseñarle las tradiciones de su religión. San José, con su amor y sus enseñanzas, ayudó a formar al que sería entregado en la cruz para la salvación de toda la humanidad.

15 cosas admirables de San José que todo padre de familia debe imitar

1.- Protector durante la huida a Egipto (Mt. 2)

La fuerte y protectora presencia del buen San José… Muchos padres, por el contrario huyen de sus familias y de las obligaciones familiares cuando llegan los tiempos difíciles.

“El trabajo más duro, es el de no rendirse” (Vince Lombardi, Coach de la NFL)

2.- San José llamado a formar La Familia.

Una de las principales razones de la delincuencia y del crimen es la ausencia del padre.

Las bandas delictivas se convierten pues en verdaderas familias de la calle; todos necesitamos una familia y ser bien recibidos.

3.- El amor a Dios Padre y a Dios Hijo.

San José amó a ambos, a Dios Padre y a Dios Hijo completa y totalmente. Así, los verdaderos padres deben primero amar a Dios por encima de todo, entonces pueden querer a sus cónyuges y a sus hijos completa y totalmente.

4.- La presencia de San José en su hogar

Hoy, tenemos a muchos Padres ausentes. Muchos son adictos al trabajo. ¿recuerdan la historia del chico que quería comprarle a su papá una hora de su tiempo?

San José estaba presente para Jesús en el taller de carpintería y sin lugar a duda, también después del trabajo.

Los padres deben estar presentes para sus hijos de manera física, emocional, moral y espiritual.

5.- Líder espiritual de la familia.

Los padres están llamados a ser los líderes espirituales de la familia; es decir, como sacerdotes de la familia. Doug, un amigo mío, es un ejemplo de padre de familia convertido durante un retiro mariano, que empezó a rezar el Rosario con sus hijos adolescentes…

San José condujo a su familia hacia la vida espiritual: mediante la oración con los salmos, yendo a la sinagoga y al templo.

6.- Líder en la oración.

Un claro ejemplo son el papá y la mamá de Carol Wojtyla (Juan Pablo II) que hacían la oración de la noche con él. San José condujo también las oraciones en su familia.

7.- Cuidadoso ante las necesidades de la familia.

Un verdadero padre tiene los ojos abiertos a las necesidades de la familia y está dispuesto a sacrificarse. San José no pensaba en sí mismo, sino en Jesús y en María.

8.- Comunicación con su familia.

Las conversaciones durante la comida en Nazaret. ¡Imagínate en ese lugar siendo un invitado a su mesa!

Qué importante es la hora de la comida, especialmente para el desarrollo saludable de los adolescentes ¡para que no sean parte de las estadísticas!

9.- Verdadero Padre y Esposo

Un verdadero padre es fiel a la esposa y a los niños como lo prometió el día de su boda: “En la salud y en la enfermedad…”

10.- Proveedor para La Familia.

San José trabajó duro con el fin de ofrecer lo necesario a esta familia; él era un trabajador, un carpintero que trabajaba duro.

A imitación de San José, los padres deben estar dispuestos a trabajar duro y siempre dar un paso más allá.

11.- San José protegió a Jesús de los engaños y la malicia de Herodes.

Los buenos padres, al igual que San José, deben ser buenos pastores para las ovejas que se les han confiado, deben ser guardianes y protegerlas de los muchos y feroces lobos.

Estos lobos hoy en día pueden estar en el abuso de los medios electrónicos.

12.- Sufrir por la familia.

San José estaba dispuesto a sufrir por aquellos que amaba y no solo una, sino muchas veces: el embarazo de María, el viaje a Belén, los rechazos, la circuncisión, la profecía de Simeón, Herodes, el Niño perdido.

En todo esto, San José sufrió valientemente en silencio y ofreció este sacrificio a Dios.

Los padres deben estar dispuestos a sufrir por amor a su familia como el buen San José. El amor se mide por la capacidad de sufrir por los seres queridos.

13.- San José escuchó a sus seres queridos.

En realidad no tenemos ninguna palabra de José en la Biblia. Los padres deben escuchar a sus hijos y tratar de entenderlos y ganarnos sus corazones.

14.- San José: varón justo

Es el título que se le da; esto significa un hombre moralmente recto y completo, un hombre de suma santidad e integridad.

Que nuestros padres de familia busquen la santidad ahí, en su vida diaria.

“Sed santos como vuestro Padre celestial es santo”.

15.- Murió siendo Santo y Feliz.

Al final de su vida San José murió en los brazos de Jesús y de María. Esto es lo que deseamos que nuestros padres de familia logren, a imitación del buen San José: seguir siendo buenos y santos hasta morir en los brazos de Jesús y María.

Los buenos padres se han de esforzar para que los miembros de su familia tengan una muerte santa y feliz.

Categorías:Sin categoría

Tagged as:

unpasoaldia

Un caminante en la fe, obediente a la Santa Iglesia y en espera de la conquista del Santo Cielo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: