Sin categoría

Que este testamento espiritual de Santa Bernardita, te permita dar el primer paso a la santidad

Sí bien es cierto que los santos han Sido dejados para guiar nuestros pasos por el sendero al que todos hemos Sido llamados a caminar : “Sed santos…”, y que con frecuencia pensamos no alcanzaremos a llegar, Santa Bernardita nos da un testamento muy bello para que cada momento y situación de nuestra vida sea Un paso al día 👣.

Testamento espiritual de Santa Bernardita de Lourdes

Por la pobreza de mamá y papá,
Por las ruinas del molino,
Por el vino del cansancio,
Por las ovejas sarnosas: ¡gracias, Dios mío!
Boca de sobra para alimentas que era yo;
Por los niños cuidados,
Por las ovejas guardadas, ¡gracias Señor!

Gracias Dios mío, por el Procurador,
Por el Comisario, por los gendarmes,
Por las duras palabras del Padre Peyremale.

Por los días en habéis venido, Virgen María,
Por aquellos en los que no habéis venido,
No podré darte gracias m´ñas que en el paraíso.

Por la bofetada recibida,
Por las mofas, por los ultrajes,
Por quienes me han tomado por loca,
Por los que me han tachado de mentirosa,
Por los que me consideraron interesada,
¡gracias, Virgen!
Por la ortografía que nunca he sabido,
Por la memoria que nunca he tenido,

Por mi ignorancia y mi estupidez, ¡gracias!
¡Gracias, gracias, porque si hubiese habido en la tierra una niña más tonta que yo, la habrías elegido!

Por mi madre que murió lejos,
Por la pena que tuve cuando mi padre en lugar

De tender sus brazos a su Bernardita, me llamó “Sor Marie-Bernarde”: ¡gracias, Jesús!

Gracias por haberme hecho saborear la amargura por este corazón demasiado tierno que me habéis dado.
Por Madre Josefina que me proclamó: “Inútil”.
¡gracias!

Por los sarcasmos de la Madre Maestra,
Su voz dura, sus injusticias, sus ironías y por el pan de la humillación, ¡gracias!
Gracias por haber sido aquella a la que Madre Teresa podía decir: “¡No acabas nunca de meter la pata!”

Gracias por haber sido esa privilegiada de los reproches, de la que mis hermanas decian: “¡Que suerte no ser Bernardita!”, amenazada de prisión porque os había visto, ¡Virgen Santa!
Mirada por la gente como un bicho raro; esa Bernardita tan insignificante que al verla decian: “¿No es mas que esta?”

Por este cuerpo miserable que me habéis dado,
Por esta enfermedad de fuego y humo,
Por mis carnes en putrefacción,
Por mis huesos ulcerados, por mis transpiraciones, por mi fiebre; por mis dolores sordos y agudos.
¡gracias, Dios mío!

Por esta alma que me habéis dado.
Por el desierto de la aridez interior,
Por vuestros silencios y vuestros rayos;
Por todo, por Vos ausente y presente,
¡gracias, gracias, oh Jesús!

Un paso al día 👣,

Categorías:Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s