«He aquí este Corazón que tanto ha amado a los hombres y de tantos beneficios los ha colmado y que en pago a su amor infinito no haya gratitud alguna, sino ultrajes, a veces aun de aquellos que están obligados a amarle con especial amor».